Usted es el visitante n°: 1474060
Seguinos en:
Nuestra historia
Saladas: Historia de la Avenida Cnel. Ángel S. Blanco


2015-07-11 17:01:09 INVESTIGACION - La entonces Comisión Municipal de Saladas, mediante  Ordenanza, Resolución u otra normativa, impuso al camino vecinal del sector Este de la ciudad de Saladas, el nombre de Avenida Cnel. Ángel S. Blanco, se desconoce la normativa de imposición del nombre, como de la traza de dicha avenida saladeña, que seguramente en esa época, los críticos que nunca faltan, lo habrán tachado de pomposa y exagerada, la denominación de “avenida”, a un callejón, cuasi rural, pero si a la actualidad nos remitimos, sacaremos la conclusión de que aquellos integrantes de la comisión Municipal, tuvieron una idea visionaria y acertada, ya que hoy esta “avenida”, es una arteria importantísima para la circulación vehicular de la ciudad de la ciudad Saladas.

En la década de 1960, esta “avenida” se podía circular desde calle 25 de Mayo hasta Vidal, a partir de Vidal solo era un  sendero, hasta donde hoy está la Ruta Provincial Nº 13, nadie puede asegurar donde se inicia y  finaliza.

El “único documento”, que se conoce para afirmar su nombre (no decimos no exista otro documento, sino que  desconocemos), es la placa de chapa enlozada ubicada en una casa de la avenida Blanco en su intersección con calle Pellegrini.

Es una chapa nomencladora de uso corriente en la década de 1940, principalmente en las grandes ciudades argentinas, por ello conjeturamos que el nombre de  esta avenida pudo haber sido instituido en aquellos años.

La chapa de fondo azul y letras blancas, (IMAGEN) es todo un patrimonio histórico de la ciudad de Saladas.

EL DATO: Su verdadero nombre era Ángel Saturnino Blanco, vaya a saberse por qué razón, algunos lo llamaron como Ángel Santos Blanco.

Nació un 12 de septiembre de 1856 en Curuzú Cuatiá, provincia de Corrientes. Fueron sus padres, don Ángel Blanco y doña María de las Nieves Acuña. Sin duda sus progenitores descendían de antiguas y caracterizadas familias correntinas, muy arraigadas en la sociedad de entonces por linaje social, cultura y capacidad económica. En síntesis, gente tradicional en la provincia que gozaba de mucho prestigio y eran muy bien aceptados en los altos círculos que frecuentaban.

Blanco era periodista de alma, de pluma "fuerte", de conceptos vehementes, no conocía el miedo, y de acuerdo con su carácter recio, funda un periódico combativo "Los Pueblos de Misiones", órgano libre de la democracia correntina.

Su bautismo de fuego.

Las componendas políticas de entonces, mal endémico sin solución de continuidad hasta nuestros días, son las que producen la insurrección mitrista de 1874. No vamos a entrar en detalles sobre las causas de motivación, ni de las fórmulas políticas en disputa, ni mucho menos acerca de la razón y el derecho que pudo haberle asistido a cada uno en la vorágine del hervidero político. Sí rescataremos lo atinente a la presencia del joven Ángel S. Blanco enrolado en las filas del mitrismo por lo que va a representar su bautismo de fuego en las acciones bélicas que tendrán lugar precisamente como resultante de un cuestionamiento político.

Blanco empuña el fusil y, a partir de allí se convertirá de hecho y con los años en un líder revolucionario. Será el principio de una larga lucha donde, ya como el legendario Coronel Ángel Saturnino Blanco llenará toda una época de la historia correntina durante 45 años, en los que su nombre sería sinónimo de revolucionario en defensa de la libertad y los derechos de los pueblos de Corrientes.

El desenlace en su primera lucha armada resulta desfavorable para Blanco, ya que las fuerzas oficialistas derrotan totalmente a las de Mitre, donde participaba Blanco, llevado, posiblemente, por un impulso propio de su juventud y de su espíritu combativo, el mismo que había de acompañarlo a lo largo de toda su vida.  Blanco falleció el 1 de julio de 1919

Sabado,, 11 de julio de 2015